Las nueces, el aperitivo ideal